Reciclaje de las cápsulas de café y alternativas a su uso

Publicado el 24 de abril de 2021

Reciclaje de las cápsulas de café y alternativas a su uso

En los últimos años el consumo de café en cápsula ha experimentado un enorme crecimiento, gracias a su versatilidad, variedad y comodidad. Con la introducción de su consumo en la oficina, la pausa del café ahora es rápida y limpia, si bien este cómodo formato también ha encontrado un hueco en el hogar: las cafeteras de cápsulas y los accesorios para el café figuran entre los regalos más populares año tras año.

Según aumentaba su consumo y popularidad, creció la preocupación por la generación de residuos y su reciclaje. Su composición dificulta su correcto reciclado, un problema que se ha intentado atajar desde hace más de 10 años. Entre las recientes innovaciones desarrolladas para minimizar este impacto, destaca una de las soluciones más eficientes por su sostenibilidad a largo plazo: las cápsulas de café compostables, por las que Cafés Oquendo apuesta de forma decidida en su compromiso por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente.

Mientras, el resto de cápsulas monodosis no biodegradables del mercado también comienzan a incluir detalladas instrucciones de reciclaje, para que el consumidor final pueda llevar a cabo su correcto reciclado, y proliferan los puntos de recogida para el tratamiento de este residuo.

Qué es y cómo funciona el café en cápsula

En primer lugar, descubramos por qué el café en cápsula ha ganado tantos adeptos. En el mercado existen diversas cafeteras de cápsulas y su funcionamiento es relativamente sencillo. Fueron inspiradas por el trabajo de los baristas en los bares de espresso italianos, aspirando a simplificar el proceso sin perder la esencia. La máquina imita el trabajo de los profesionales, inyectando agua a gran presión y perforando el paquete compactado de café molido, que se introduce previamente. Esto ahorra el paso de medir la dosis, mezclar o prensar, pues el pequeño contenedor con polvo de café en su interior ya está listo para preparar la bebida en cuestión de segundos.

La principal ventaja del café en cápsula siempre ha sido la comodidad, tanto en la preparación del café como en su mantenimiento, aunque también tiene otras virtudes:

  • Rapidez de preparación ➩ una vez caliente la máquina, menos de un minuto
  • Facilidad de mantenimiento ➩ apenas requiere cuidados, más allá de renovar el agua o desechar las cápsulas.
  • Gran surtido ➩ diferentes rangos de intensidades, matices, sabores y aromas
  • Frescura ➩ las cápsulas preservan el café molido para que mantenga todas sus propiedades

Podemos decidir qué sabor queremos para comenzar el día, tomar a media mañana, o disfrutar en la tarde.

Composición de una cápsula de café convencional

En cuanto a su composición, los envases de las cápsulas de café se suelen comercializar en plástico o aluminio, materiales que preservan la frescura y las propiedades organolépticas del café, pero que a cambio son difíciles de reciclar.

La forma de la cápsula varía dependiendo de la cafetera a la que esté destinada. Por ejemplo, los sistemas Nespresso® y Dolce Gusto® no son compatibles, por lo que necesitarás comprar la cápsula de café adecuada a cada una de ellas.

Las cápsulas de café y su reciclaje

En España consumimos más de 40.000 toneladas de café en este formato. Las cafeteras para cápsulas de café son sumamente cómodas, si bien la gestión de sus residuos requiere más atención. Las cápsulas de café son un residuo complejo, como estamos a punto de comprobar.

Problemas de reciclado de las cápsulas de plástico y aluminio:

  • No se consideran un envase, sino un elemento auxiliar, al formar parte de un producto de consumo ➩ No pueden ser recicladas por los canales habituales.
  • No son un envase vacío, sino un residuo alimentario, porque contienen restos del producto ➩ Se deben limpiar a fondo.
  • La mayoría de cápsulas se componen de plástico y aluminio conjuntamente ➩ actualmente, por el momento, no debemos arrojarlas al contenedor amarillo porque no es un envase al uso.

¿Dónde depositar las cápsulas de aluminio y de plástico?

Actualmente, como hemos visto, no es posible reciclar nuestras cápsulas de café y plástico en el contenedor amarillo, si bien Valencia se ha convertido recientemente en la primera ciudad española que ha ajustado el proceso de recogida, clasificación y reciclaje de basuras para que los ciudadanos puedan desechar las cápsulas de café en el contenedor amarillo. En el resto de ciudades, optaremos por una de estas soluciones al dilema del reciclaje de las cápsulas de café:

  • Realizar un vaciado de las cápsulas y guardarlas ➩ eliminar los posos acumulados dentro para llevarlas posteriormente a puntos concretos de reciclado (puntos de recogida o reciclaje, facilitados por cada fabricante).
  • Tirarlas al contenedor gris, a menos que en tu ciudad se indique lo contrario.
  • Optar por las cápsulas compostables, que se degradan completamente.

Puntos de recogida y puntos limpios

Los puntos limpios municipales cuentan con contenedores especiales en los que recolectan más materiales que los contenedores que nos encontramos en la calle. Por este motivo, dirigirte a un punto limpio será todo un acierto. Puedes consultar en el buscador de la OCU y localizar los más cercanos, que suelen estar alejados del centro urbano.

Otra opción cada vez más extendida es acudir a uno de los 1.900 puntos de recogida repartidos por todo el territorio español. Puedes dirigirte a tiendas y puntos de venta de fabricantes de café, supermercados e hipermercados u otros puntos habilitados. Nuestro consejo es que acumules una cantidad razonable de cápsulas para ahorrarte viajes. Allí, se almacenarán las cápsulas y se llevarán a plantas de reciclado donde el plástico y el aluminio serán fundidos para generar nuevos envases.

Cápsulas de café compostables, la solución más sostenible e innovadora

La solución más sostenible para reducir drásticamente el impacto ambiental del consumo de las cápsulas de café es el nuevo envasado compostable, del que Oquendo es pionero en su uso, y que da respuesta, tanto al problema del reciclaje, como al bienestar y comodidad del consumidor.

Las cápsulas de café biodegradables ofrecen estos beneficios:

  • Envase más natural que genera cero residuos
  • Fáciles de reciclar, sin confusiones
  • Ahorro de tiempo
  • 100% respetuosas con el medio ambiente

“Cero residuos” hace referencia al hecho de que las cápsulas compostables se convierten en abono en su totalidad. Ese compost puede dedicarse a la agricultura, cerrando el ciclo. Como dato curioso, su contenido, el café, también es un excelente fertilizante natural. Son fáciles de reciclar porque se pueden desechar junto a otros residuos orgánicos, por lo que es fácil separar la basura en el hogar. Adicionalmente, su transformación emite menos emisiones nocivas y solo tardan tres meses en descomponerse.

Así, nuestras cápsulas compostables Oquendo se degradan completamente, como la materia orgánica, en un corto período de tiempo y no dejan ninguna carga contaminante en el medio natural. Por eso los envases compostables pueden ser depositados en el contenedor marrón de la orgánica, ya que cuando llegan a la planta de compostaje se integran en el ciclo para convertirse en abono o compost.

En Oquendo envasamos nuestras cápsulas de café compatibles con Nespresso® en envases 100% compostables. Recuerda: puedes reciclarlas con el mero gesto de tirarlas en la basura, puesto que se descomponen junto al resto de desechos orgánicos. Nuestra gama permite reducir al mínimo el impacto ambiental, ya que se convierten en abono en un plazo de doce semanas, como así lo certifica el sello OK Compost de Vinçotte.