¿Cómo aprovechar los residuos del café?

Publicado el 14 de abril de 2022

¿Cómo aprovechar los residuos del café?

¿Eres de los que disfruta con el olor a café cada mañana? ¿Sabías que es la bebida más consumida del mundo, después del agua? Si lo piensas, tampoco es raro, nos despierta y nos da la vitalidad necesaria para afrontar cada jornada. Según un estudio reciente, en España se toman de media unas 3,5 tazas diarias. La mayoría de la población, de 16 años en adelante, toma al menos una taza de café al día. Un consumo tan elevado, genera gran cantidad de recursos que también podemos aprovechar al máximo.

Acaba con los malos olores

El cubo de la basura o la nevera son una fuente habitual de malos olores. Los restos de comida y la mezcla de alimentos son los culpables. Sin embargo, existe un remedio natural para contrarrestar el problema. Vierte los restos de café en un cuenco o vaso e introdúcelo en el frigorífico. También puedes añadirlos en el fondo de la bolsa de basura y el ambiente se mantendrá fresco. En este caso, será importante que los posos estén secos. Además, si le añades una rodaja de limón podrás utilizarlo como ambientador.

Elimina el olor a tabaco

Este olor tan peculiar se adhiere a los textiles e, incluso, a las paredes. Para conseguir que desaparezca, solo será necesario preparar varios ambientadores y repartirlos por las estancias de la casa donde se suele fumar. Es una solución eficaz y, sobre todo, ecológica.

Elimina malos olores de tuberías

Con el paso del tiempo, las cañerías pueden ser un foco de malos olores. Aunque evitemos tirar deshechos orgánicos al desagüe, algunos pueden acabar colándose. Estas estructuras son el lugar ideal para la proliferación de microorganismos que causan mal olor. Hervir los posos de café en abundante agua y añadir el zumo de un limón es una buena forma de limpiar las cañerías. Pero es importante colar el agua para que las borras del café no se vayan por el desagüe.

Elimina el mal olor de los zapatos

Los zapatos también pueden ser una fuente de malos olores. Hay calzados que no se pueden lavar con frecuencia y que, además, no son transpirables. Así que tienden a acumular malos olores, ya que los ambientes cálidos y húmedos son el caldo de cultivo ideal para la proliferación de bacterias. En un saquito de tela puedes añadir los posos del café, introducir uno en cada zapato durante 24 horas y después dejar el calzado ventilando un rato, el resultado te sorprenderá.

El mejor abono para las plantas

Si eres fan de la jardinería, no dejes de probar el compost casero con posos de café. Funciona como un gran fertilizante porque contiene varios nutrientes, como minerales, cobre, potasio, magnesio o fósforo; que favorecen el crecimiento de las plantas. Puedes echar los restos directamente sobre la tierra una vez al mes o, también, mezclar los posos con agua a la hora de regar. Notarás la diferencia.

 




¡Haz tu pedido!

Repelente para insectos

El olor y la acidez propia del café lo convierten en un buen aliado para combatir plagas de insectos. Dejar saquitos de tela con posos de café en puntos estratégicos puede ahorrarnos visitas indeseadas. Las hormigas, los mosquitos o los caracoles no soportan su aroma, pero no son los únicos.

También sirve para mantener las pulgas y garrapatas alejadas de nuestras mascotas. Frotar restos de café por el pelaje de perros y gatos durante el baño y aclarar con abundante agua funciona como repelente natural.

Cuidado de la piel: exfoliante

Muchos productos cosméticos incluyen el café en su composición. Con su broza, mezclada con aceite de oliva y sal, se puede preparar un exfoliante natural muy efectivo y económico. Se aplica sobre la zona corporal de interés con movimientos circulares y se aclara con abundante agua. La cafeína es un buen ingrediente para combatir la celulitis, ya que sirve como acelerante del metabolismo y, además, cuenta con antioxidantes naturales que favorecen la eliminación de los cúmulos de grasa.

Acondicionador para el pelo

Si tu pelo es de color oscuro, puedes preparar una mascarilla con los posos del café. Mejorarás su brillo y aspecto natural notablemente. Calienta el residuo del café en abundante agua, después déjala enfriar y cuela la mezcla. Ya puedes aplicarla sobre tu pelo y aclararlo posteriormente. Además, su efecto tinte te ayudará a disimular las canas. Es importante tener en cuenta esta propiedad del café, ya que supone que no sea recomendable para melenas rubias o de tonos más claros.

Tinte y pintura natural

Teñir telas y conseguir acuarelas en tonos marrones nunca fue tan fácil. Si quieres conseguir un color café en alguna prenda, solo tienes que calentar los restos en una olla con agua y llevarlo a ebullición. En ese momento introduces la prenda y la dejas a remojo durante unos minutos, cuanto más tiempo pase dentro del agua más intenso será el resultado. Posteriormente, habrá que aclararla y plancharla. Otro posible uso de esta solución es mejorar el tono y la coloración de los muebles envejecidos.

En nuestro país, cafetero por excelencia, se generan al año cifras muy elevadas de residuos de café. Sin embargo, como hemos visto, es posible darles una nueva vida y aprovechar al máximo sus beneficios. Una aplicación que no hemos comentado, pero que también es factible, es el uso de estos restos en la fabricación de velas aromáticas.

Actualmente, consumimos mucho café en cápsula y es habitual que nos preguntemos si podemos aprovechar las borras que quedan en estas envolturas. Si son de aluminio, no es una acción recomendable. Sin embargo, cada vez son más frecuentes las cápsulas reciclables o compostables. En este caso, podremos aprovechar los restos de café sin temor a cortarnos.