Preparar café en cafetera francesa

Publicado el 27 de abril de 2022

Preparar café en cafetera francesa

¿Disfrutas más de un café hecho de forma tradicional? La cantidad de opciones actuales para preparar café son notables, pero si hay una cafetera con historia es, sin duda, la prensa de café francesa. Aunque es fácil encontrarla en nuestras cocinas su uso mayoritario quizá sea como tetera o para preparar infusiones Su forma y características (una jarra de vidrio) la convierten en la opción ideal para este fin. Sin embargo, está pensada para preparar un café delicioso.

A pesar de su nombre, franceses e italianos reclaman su invención. No podemos establecer con certeza sus orígenes, pero sí sabemos que hay registros de que una primera versión de esta cafetera se empleaba en las cocinas francesas ya sobre el año 1850. En cualquier caso, la primera cafetera francesa la patentó un italiano, Attilio Calimari, en 1929.

Tal y como la conocemos hoy, está compuesta por tres elementos: la jarra, el émbolo que se ajusta a los bordes y una tapa. Este sistema de émbolo o pistón permite preparar café de forma sencilla y rápida.

Ventajas de la cafetera de émbolo

Faliero Bondanini diseñó una actualización de esta cafetera y su uso se popularizó en Francia, pero también en el resto de Europa. Hay que tener en cuenta que el prototipo inicial presentaba algunos defectos, con frecuencia se producían fugas de café y no se conseguía una mezcla limpia. ¿Qué beneficios podemos destacar de la cafetera francesa?

  • Permite preparar grandes cantidades de café.
  • Este método de preparación no requiere mucho tiempo.
  • No necesita electricidad para la elaboración del café.
  • Es fácil de transportar.
  • Resulta muy fácil de limpiar.
  • No requiere de ningún tipo de mantenimiento.
  • El café resultante tiene más cuerpo.

¿Cuánto café poner en la cafetera francesa?

Es una duda recurrente, pero es importante ya que en función de la dosis que utilicemos el resultado será más o menos intenso. Lo cierto es que no existe una fórmula mágica, depende mucho de los gustos de cada uno.

Como norma general, podemos establecer una medida de 1 gramo de café por cada 15 mililitros de agua. Otra forma de medir la cantidad ideal de café es utilizar una cucharada sopera por cada taza, en cuanto al agua habrá que introducir entre 100 y 120 mililitros por taza.

 




Pide ahora

¿Qué molido se usa para prensa francesa?

Para el uso de cafeteras de prensa la mejor opción será un café molido grueso. La razón es muy sencilla, funcionan de la misma manera en la que se preparan infusiones o tés. Es decir, el agua debe entrar en contacto con el café para extraer todos los sabores y aromas. Cuanto más grueso sea el molido más superficie de contacto habrá. En este tipo de cafetera no hay presión, más allá que la ejercida por el agua, así que resulta necesaria una molienda gruesa. Con un molido fino, el sabor del café será más amargo.

Nuestra recomendación para preparar un buen café con la prensa francesa es optar por un café Oquendo en grano y molerlo siempre antes de usarlo. Para saber si el grosor de la molienda es la adecuada podemos coger un pellizco con los dedos, si al desprenderse quedan manchas estará demasiado fino.

¿Cuánto tiempo se tiene que dejar el café?

Se trata de un método de inmersión en el que el café tiene que entrar en contacto con el agua y fusionarse. Por esta razón, cuanto más tiempo lo dejemos más intenso será el resultado.

Si tenemos en cuenta este factor, el tiempo de contacto recomendado oscila entre los 3 y los 6 minutos. Transcurrido el mismo, presiona el émbolo hacia abajo despacio para evitar que el café se derrame o que las partículas de café se salgan del filtro.

Lo cierto es que la cafetera francesa es muy apreciada por los amantes del café, ya que permite una elaboración manual y clásica en el que puedes afinar al máximo con el resultado final, más o menos intenso, en función de lo que prefieras en cada momento.